600 41 41 17

Para tener un hogar feliz es imperante una seguridad adecuada, este es quizá el factor más importante a considerar al momento de estar construyendo una casa.
Hablar de seguridad implica en definitiva una buena instalación eléctrica, tomemos en cuenta que este aspecto de la casa a menudo crea incidentes que pueden amenazar incluso nuestras vidas.
Por lo tanto debemos usar una buena calidad de cables eléctricos al hacer la instalación de nuestra casa especialmente de los sistemas eléctricos de potencia.
Si lo hacemos de esta forma los cables son a prueba de golpes y se puede mantener el suministro de electricidad de forma ininterrumpida y fiable.
Cuando se realiza el cableado de la casa no debe para nada dudarse de usar cables eléctricos de calidad, estos tienen una alta resistencia a la tracción y a las altas temperaturas.
Por lo general son los cables de cobre los que se utilizan para el cableado de un hogar, así que debe asegurarse de utilizar cables que contienen alambre de cobre de alta calidad con un plástico resistente al fuego.
Si elige un cable de cobre de baja calidad corre el riesgo de que se caliente demasiado y conduzca a un cortocircuito. Además los aparatos electrónicos estarán expuestos a fallos muy prematuros.
Otro aspecto importante es la puesta a tierra, cuando es inadecuada provoca problemas de rendimiento, esta fase de poner puesta a tierra o hacer tierra tiene como objetivo principal proteger contra la sobrecarga y estabilizar la carga de energía.
Los conductores de baja resistencia deben ser utilizados para conectar cables de tierra a tierra.
Poner a tierra garantiza la seguridad y evita las descargas eléctricas, así que no lo pases por alto es de vital importancia.
Es por ello que se hace énfasis en que es necesario colocar una instalación eléctrica con material de alta calidad, usando una marca confiable 100%.
Con la vida no se juega y dentro de nuestro hogar también estamos expuestos a este tipo de incidentes pues siempre tenemos una televisión, un radio, una lavadora, una estufa, un refrigerador, etc, algo que está, en contacto constante con la energía eléctrica.